Vaticano

El Papa llama a construir una sociedad más cristiana en el mundo post-coronavirus

Vaticano, 1 de junio. 20 / 10:30 am (ACI).- En un video enviado a los miembros de la Renovación Carismática Católica Mundial el sábado 30 de mayo, con ocasión de la Solemnidad de Pentecostés, el Papa Francisco invitó a construir «una sociedad más justa, más equitativa y más cristiana» cuando termine la pandemia del coronavirus.

El Pontífice recordó que «cuando salgamos de esta pandemia, no podremos seguir haciendo lo que estábamos haciendo y como estábamos haciendo. No, todo será diferente».

«Todo sufrimiento no habrá servido en nada si no construimos juntos una sociedad más justa, más equitativa, más cristiana, no por su nombre, sino en realidad, una realidad que nos lleva al comportamiento cristiano», aseguró.

Subrayó que «si no trabajamos para poner fin a la pandemia de la pobreza en el mundo, con la pandemia de la pobreza en el país de cada uno de nosotros, en la ciudad donde vive cada uno de nosotros, esta vez habrá sido en vano. De las grandes pruebas de la humanidad, entre ellas la pandemia, o si sale mejor o peor. No te ves igual.»

En la solemnidad de Pentecostés, enseñó que «el Espíritu cae sobre cada uno de los discípulos, sobre cada uno de nosotros. El Espíritu prometido por Jesús viene a renovar, a convertirse, a sanar a cada uno de nosotros.»

«Viene a sanar nuestros temores, cuántos temores tenemos, nuestros inseguridades; viene a sanar nuestras heridas, las heridas que también nos hacemos el uno al otro; y viene a convertirnos en discípulos, discípulos misioneros, testigos llenos de valentía, de parresia apostólica, que son necesarios para la predicación del Evangelio de Jesús.» «Hoy, más que nunca, necesitamos que el Padre nos envíe el Espíritu Santo».

Explicó que «hoy el mundo sufre, está herido; vivimos en un mundo muy herido, que sufre, especialmente en los más pobres, que son descartados. Ahora que toda nuestra seguridad humana ha desaparecido, el mundo necesita que te demos a Jesús. Necesita nuestro testimonio del Evangelio, el Evangelio de Jesús. Sólo podemos dar ese testimonio con la fortaleza del Espíritu Santo».

Finalmente, aseguró que «necesitamos que el Espíritu nos dé nuevos ojos, que abramos nuestra mente y nuestro corazón para afrontar este momento y el futuro con la lección aprendida: somos una sola humanidad. No nos salvamos a nosotros mismos. Nadie se salva a sí mismo. Nadie».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *