Vaticano

La Santa Sede pide colocar al ser humano como el centro de las decisiones contra el coronavirus

Vaticano, 1 de junio. 20 / 11:45 am (ACI).- En un evento organizado por la ONU, el Secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, instó a todas las instituciones a tener al ser humano, especialmente a los migrantes y a los desempleados, en el centro de todas las medidas adoptadas para combatir la pandemia del coronavirus.

El 28 de mayo, la ONU celebró una videoconferencia sobre la financiación para el desarrollo en la era COVID-19, convocada por los primeros ministros de Canadá y Jamaica, y celebrada en la sede de las naciones unidas en Nueva York.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, participó en este evento; El Presidente de la Asamblea General, Muhammad Tijjani-Bande; otros jefes de Estado y de gobierno.

Según la Universidad Johns Hopkins, actualmente hay más de seis millones de casos de coronavirus en el mundo y más de 372.000 personas han muerto a causa del virus.

Hace una semana, el Banco Mundial advirtió que la crisis económica debida a la crisis actual podría llevar a 60 millones de personas a vivir en la pobreza extrema y generar cientos de millones de desempleados en todo el mundo.

Según la institución, la economía mundial se reducirá en alrededor de un 5% y se estima que una caída del 20% de las remesas de migrantes debido a los despidos masivos en sectores como la restauración o la construcción.

El cardenal Parolin agradeció al Papa Francisco la organización del evento de alto nivel y destacó que «la Iglesia permanece cerca de todos los afectados por la pandemia».

Purpurado indicó que la situación actual ofrece una oportunidad real para buscar soluciones comunes, «nuevas e innovadoras, que no causen divisiones, no estén politizadas ni parciales, y que realmente busquen el bien común y el desarrollo humano integral».

Además, se refirió al sector de la población que se ve incapaz de mantener a sus familias por el impacto que la crisis ha tenido en el empleo y la economía, alterando las «redes de suministro» y aumentando la «inseguridad alimentaria».

«El momento es realmente crítico, donde la brecha que ha dividido a los que tienen de aquellos que no han aumentado, con el riesgo de crear un abismo más difícil de superar», agregó.

El cardenal Parolin subrayó que, en estas circunstancias, la política debe «estar al servicio de la persona humana» y no explotar a la población con fines egoístas.

Asimismo, hizo hincapié en que la comunidad internacional debería poner a disposición de todos, «especialmente a los países en desarrollo», nuevos tratamientos y vacunas que se están descubriendo para combatir y prevenir el virus.

«La Santa Sede desea alentar a la comunidad internacional a abordar los crecientes desequilibrios económicos entre los Estados a través de la reestructuración de la deuda o la condonación parcial e incluso total», añadió.

El cardenal Parolin indicó que es necesario reconsiderar los «bloqueos económicos y comerciales», ya que actualmente es necesario la «buena voluntad de todos para garantizar un acceso seguro y sin restricciones a la atención humanitaria y sanitaria para los más necesitados, especialmente los migrantes y las personas desplazadas».

«Si hay una preocupación real por las poblaciones que sufren, entonces debe haber una verdadera apertura para todas las partes involucradas a comprometerse con» con el cuidado de los necesitados, agregó.

Por último, subrayó que la Santa Sede alienta al sector privado y a todas las partes interesadas a formar parte de este cambio y a «poner a la persona humana en el centro de todas las deliberaciones y posibles soluciones».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *